Anhelada Cámara Hiperbárica entra en funciones en el Hospital San Pablo de Coquimbo.

El arduo trabajo realizado por todos los equipos de salud, tanto del Hospital San Pablo como del Servicio de Salud Coquimbo para la concreción y puesta en marcha de la cámara hiperbárica, dan cuenta de un sueño que hoy se ve materializado para otorgar una respuesta oportuna a los usuarios, con un equipo humano y técnico de primer nivel.
Tras años de varios intentos uno de los proyectos más esperados por la comunidad, en especial buzos y pescadores de la región de Coquimbo, ve la luz. El nuevo recinto que alberga la cámara hiperbárica cuenta con 260 mts2 construidos de equipamiento médico e industrial, el cual tuvo una inversión que ascendió a más de 674 millones de pesos, financiada a través del Fondo Nacional de Desarrollo Regional y por recursos sectoriales provenientes del Ministerio de Salud.

Para el Dr. Christian Vargas, director (s) del hospital San Pablo de Coquimbo, las instalaciones de alto nivel, tienen la particularidad que albergan “la primera cámara del país que es autorizada por la Seremi de Salud y por el Instituto de Salud Pública con la nueva normativa. Es muy segura y tiene un gran trabajo de ingeniería que puede tratar accidentes de barotrauma de gran profundidad”.

Este moderno equipo no solo cuenta con tecnología de punta y altos estándares de seguridad, sino que también, con un staff de profesionales altamente capacitados y formados en el área, integrado por dos tender o buzos entrenados y con experiencia para ingresar a la cámara y entregar soporte de salud al paciente; un operador/mantenedor de la cámara hiperbárica y de equipamiento industrial, y un médico jefe con formación y capacitación en baromedicina.

Ignacio Pinto, delegado presidencial, declaró “es la cámara hiperbárica, con las mejores condiciones del país y, por lo tanto, está a disposición no solamente para los buzos de esta región, sino que también de otras regiones que están llegando para requerir sus servicios”. Cabe resaltar que, a la fecha siete buzos tanto de la región de Coquimbo y Atacama han hecho uso de las instalaciones, favoreciendo su pronóstico médico.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *