Recuerdan caso de minero coquimbano que aseguraba tener restos de un OVNI.

( LaVoz del Norte.cl )   El lunes 15 de noviembre de 1993, Jorge Tabé Ibarra se encontraba en el cerro Las Ramadas en la comuna de Ovalle (Región de Coquimbo – Chile). De acuerdo al relato entregado meses después a Diario El Día de La Serena, la noche estaba completamente clara, por lo que al momento del avistamiento se encontraba observando el cielo.

Miraba las estrellas, eran las once y medía de la noche, cuando vi que a mis espaldas venía un Ovni muy cerca de mi, con una tremenda luz resplandeciente y su forma como un platillo semi redondo del tamaño de una cancha de fútbol, tenía muchas ventanas y luces, sin Ningún tipo de ruido, solamente lanzaba un fuerte viento, en ese momento yo me tiro{e de abdomen en el suelo y el Ovni se suspendió en el aire por uno 10 minutos, arrojando luces rojas y verdes“, Indicó en la entrevista concedida al periodista Oscar Rosales.

Tabe-Diario-WEB

Más adelante, relató que el Ovni “tomó su posición para volver a volar, en ese momento yo levanté mi cabeza del suelo para mirarlo mejor, el Ovni se dirigió al cerro la Cuesta del Viento, a poca velocidad, entonces rozó con la punta de este cerro que tiene 5.200 metros de altura. Cuando chocó el Ovni yo vi con mis propios ojos que saltaron dos cosas luminosas de un color blanco azul resplandeciente y el Ovni subió a toda velocidad apagando sus luces y desapareció en el cielo“.

LOS METALES

Al día siguiente Jorge Tabé decidió ir al lugar en donde había visto al Ovni rozar con el cerro. Para ello contrató a un cabrero y arrendó un caballo. “Al llegar al lugar indicado pude comprobar la gran luminosidad de dos pedazos de metal que parecían dos espejos que brillaban por el sol, se veían a gran distancia, los recogí y me los traje a mi casa“.

Los metales, de color plateado y que miden entre 15 y 20 centímetros, fueron enviados a varios laboratorios para determinar a qué material correspondía, sin embargo, en todas ellas no se pudo determinar categóricamente a qué correspondía.  Uno de ellos lo realizaron expertos japoneses de las empresas Hitachi Metal y Matsutani Seisakusho Co, Ltda.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *